Dr. Steam: un pequeño rincón imprescindible en Lavapiés.

Dr. Steam: un pequeño rincón imprescindible en Lavapiés.

Por Andrea Cay

Imagina un lugar donde puedas satisfacer tus inquietudes culturales sin tener que dejar de lado tu vida social. Eso es lo que ofrece a sus clientes Dr. Steam, un acogedor bar un tanto peculiar.

“¿Qué es Dr. Steam? Pues es un cine bar, básicamente. La gente que viene puede tomarse algo en, lo que digamos que es, la zona de garito […]. Y luego, además, también tenemos una segunda sala aparte que es para ver cine.”

El bar

Pequeño y acogedor. Podrás disfrutar de este espacio ambientado con buena música, acompañado de una cerveza artesanal, un café o una tarta casera, entre sus muchas opciones.

En este espacio puede encontrarse diversas exposiciones pertenecientes a cualquier campo artístico -pintura, fotografía, ilustración…-  que amenicen tus reuniones y quedadas dentro del local.

A esta parte del local, se puede acceder sin reserva previa, dentro del horario de apertura.

La sala de cine

La cartelera que ofrecen en Dr. Steam se compone de ocho películas, las cuales se repiten durante un mes. Al acabar el mes, dicha cartelera se renueva con otros títulos.

Cada una de las piezas audiovisuales que se muestran aquí, se encuentran en versión original subtitulada al español, ofreciendo al espectador la oportunidad de poder visualizar la obra sin las adaptaciones del doblaje.

Sin embargo, como comenta Emilio durante la entrevista, esta sala se utiliza de manera más extraordinaria para otro tipo de eventos:

“La sala de cine la explotamos para más cosas. […] La ofrecemos para reservas privadas, […] hemos hecho ruedas de prensa. Nos han alquilado la sala para rodar algo también. […] Hemos hecho magia de cerca.”

Para poder acceder a esta sala, tanto para ir a ver una película como para organizar tu propio evento, es necesario gestionar una reserva a través de su página de Facebook o utilizando el correo electrónico o el número de teléfono que puede encontrarse en su página web.

A continuación, podréis leer la entrevista que la periodista Andrea Cay le realizó a Emilio Pérez, dueño de Dr. Steam.

Andrea: ¿Quién eres? Cuéntame un poquito de ti.

Emilio: ¿Quién soy? Bueno, pues soy Emilio Pérez y básicamente se puede decir que soy el Dr. Steam.

A: ¿Qué es Dr. Steam?

E: ¿Qué es Dr. Steam? Pues es un cine bar donde la gente que viene puede tomarse algo en la zona de garito y disfrutarlo con la música, con el picoteo y con las cervezas. Pero, además, tenemos una segunda sala aparte para ver cine. Tenemos una programación mensual que cambiamos por meses. Son ocho películas en VOSE y, aparte de explotar la sala de cine como tal, saturarla de proyecciones, ponemos entre tres o cuatro películas al día. También ofrecemos la sala para otros eventos especiales, a veces, hacemos colaboraciones con amiguetes que tienen, a lo mejor, un puesto, en el mercado. Por ejemplo, este mes trabajamos con un amigo que tiene un puesto en el mercado de quesos. Entonces vamos a hacer un día de cine más quesos, vamos a poner Ratatouille y va a ser el día de cine más quesos. Entonces, además de ser el cine en sí, en VOSE, le damos una vuelta de tuerca más y hacemos colaboraciones, tanto dentro de la sala como aquí fuera con artistas diferentes que exponen y así el bar se va nutriendo de esas colaboraciones. Porque hay un día de inauguración, ese día viene el artista con sus amigos, hay gente que conoce el bar. Así, los dos hacemos repercusión en las redes sociales de cada cosa, entonces nos nutrimos. Las colaboraciones son muy importantes.

A: ¿Y cuánto tiempo lleva esto abierto?

E: Dos añitos hemos hecho hace poco en marzo.

A: ¿Cuántos sois?

E:  Pues yo siempre hablo en plural porque, aunque a día de hoy, lo llevo yo solo. Empecé gracias a un montón de ingredientes, digamos. Yo si no hubiese tenido un dinero familiar, a raíz de una herencia, si no hubiese tenido el apoyo incondicional de mi pareja también, que me ayuda a pensar en ciertas cosas del bar y en el entorno. La mano de obra barata que fuimos mi suegro y yo que hicimos aquí la reforma a pico y pala. Quiero decir son un montón de ingredientes que, aunque el cabecilla ahora sea yo y que lo muevo yo, hay un montón de historias detrás, Por eso cada vez que hablo del Dr. Steam hablo de nosotros, ‘Ah, pues sí, llevamos tanto tiempo’…

A: Es un gesto muy bonito ese.

E: Claro, es también recordarte un poco por qué estás aquí. Pues estás aquí por una serie de circunstancias. No fue un día me levanté y “oye, que voy a montar un garito”. No, hay historias, hay historias.

A: ¿Tenías claro que querías montar este tipo de garito o…?

E: Pues me remito un poco a eso, a la serie de ingredientes. Porque si yo no hubiese sido cinéfilo o cinéfago, el concepto ese me mola más, que es en plan consumes cine de todo tipo de cine, quizá no hubiera montado Dr. Steam.

Antes de montar esto, estuve trabajando en unos cines comerciales, lo que me dio también un bagaje para aplicarlo ahora a lo que hacemos aquí. Yo no lo tenía claro, no era mi ilusión de toda la vida el montar un cine bar, tal cual. Pero sí que tenía un poco el run run de montarme algo por mi cuenta. Y ya bueno, fuimos enlazando una cosa con otra, que si un garito, siempre te ha gustado el cine… Luego, buscando garitos en traspaso, di con este que ya tenía una sala de cine habilitada y fue como, en plan… ¡Esto es para mí!

A: El destino, ¿no?

E: Claro, esto es para mí. Es el destino. Es una serie de circunstancias con consecuencias inevitables.

A: ¿Cómo os empezasteis a dar a conocer?

E: Pues, sobre todo, en redes sociales. Empezamos a elaborar una lista de mailing para todos los meses mandar la programación. Empezamos con página Facebook, Twitter…. Ahí, por ejemplo, sí que es verdad que es mi pareja la que se lío la manta en la cabeza y dijo “te voy a hacer de Community Manager” .. 

A: ¿Recuerdas cuál fue la primera película que pusisteis?

E: La primera película que puse no la recuerdo en sí, porque fueron varias. Como te dije, son ocho películas al mes, pero antes poníamos más Creo que el primer mes fueron, no sé, dieciséis películas, el doble mínimo.

A: No había horas en el día para eso.

E: Claro, acabas de abrir un garito, haces la cartelera de un mes y pones casi veinte películas que se repiten poco. Entonces, se pasaba el mes y había películas que no se supieron siquiera, Es una lástima. Asi que piensas. “el mes que viene no voy a configurar la misma cartelera, voy a hacer otra”. El primer mes, hicimos un ciclo, porque íbamos por ciclos temáticos, de películas con buena banda sonora. También, todo esto dentro del marco que no podemos poner las películas que nos da la gana, tenemos que acotarnos a los derechos de autor con los que trabajamos. Entonces, dentro de ese marco pusimos lo que pudimos y recuerdo que pusimos los Blues Brothers, ¿sabes? Como que es una película con buena banda sonora. Siempre poníamos también alguna película para niños y pusimos Los aristogatos, que tienen un rollo de jazz y tal. Y no sé, me acuerdo de eso, del ciclo, del ciclo musical pero no de películas en sí.

A: ¿Y ahora soléis hacer ciclos también?

E: No, cambié de forma de trabajar porque me limitaba creativamente. Entonces, ahora lo que hago es, más o menos, seguir patrones: Siempre pongo alguna de animación, siempre suelo poner algún estreno, alguna película más reciente… Otra así traída del olvido…

A: Has comentado que pones todas las películas en VOSE, ¿pones películas de diversos países? O sea, no sólo lo típico que pueda proceder de Norteamérica, limitándote a lo que has hablado antes de los derechos.

E: Claro, lo que pasa es que me tengo que limitar a lo que he hablado antes. A mí me encantaría poner un montón de corte, a lo mejor, más independiente y de otros países, de cine europeo que es más difícil de ponerlos por derechos Con los derechos que trabajamos nosotros, se quedan muchas en el tintero por desgracia. Alguna vez me he llevado algún sustillo de poner, pero por error, alguna película que no podía y me dieron un toque. A: Me has dicho que sí, que pones películas de diferentes países ateniéndote a eso. Y… el cine nacional, ¿qué opinión tiene para ti? Porque es un tema que tiene mucha disputa por muchas partes de los espectadores.

E: ¿Sí?, ¿a qué te refieres, si me gusta personalmente el cine nacional?

A: Sí.

E: Sí, yo creo que en España se hace tanta buenas y malas películas como en el resto del mundo. No sé, yo creo que quedó atrás el tiempo ese de la españolá, ¿no?

A: No, y alguna seguirá quedando.

E: Lo que se decía de las películas españolas en plan despectivo de que siempre hablaban de lo mismo. Pero bueno, yo creo que se hace buen y mal cine como en cualquier lado.

A: Entonces, intuyo que cuentas con películas nacionales aquí.

E: Sí. De hecho, por suerte, vas haciendo contactos a lo largo de este viaje y, por ejemplo, este mes pasado… Bueno, este mes también, hemos tenido cinco pases de Smoking Club que es una película indie, española, y, bueno, fue gracias a conocer a uno de los productores, pues nos cedieron una copia digital   de la película para ponerla aquí y, entonces, como una red más de distribución.

A: Sí, está bien eso.

E: Claro, yo opino que el futuro está un poquito ahí, en buscar sumar. Quiero decir, los lugares como éste no son excluyentes. O sea, o lo pongo en el cine comercial o lo pongo en el Dr. Steam, Dr. Steam o donde sea, yo creo que no. O sea, puedes ponerlo en todos los lados y adecuar los precios a cada sitio. Lo pones en el cine comercial a ocho pavos o nueve o a lo que esté la entrada y luego lo pones aquí en Dr. Steam que es una salita pequeña, más humilde y tal, pero dale un precio que vaya acorde con lo que promete, ¿no? Y ahí está la historia. Yo recuerdo lo que hizo Paco León con su primera película,  Carmina o Revienta, que la sacó directamente en todos los medios: vídeos bajo demanda, alquiler, cines… Yo no sé cómo le salió la jugada, pero la película se vio. Se vio, se opinó, luego el producto era bueno

A: Me has dicho también que se hacen otro tipo de eventos aquí.

E: Exactamente. La sala de cine la explotamos para más cosas. Al fin y al cabo, es una sala de proyecciones, es multimedia así que la ofrecemos para reservas privadas, grupos que quieran venir a ver una película, hemos hecho ruedas de prensa… Nos han alquilado la sala para usarla para rodar también, hemos hecho algún taller, hemos hecho magia de cerca.

A: ¿Y eso también lo lleváis haciendo desde que abristeis esto o fue algo que se sumó más adelante?

E: Sí, eso era parte de nuestra manera de operar. Tener una sala, un reservado para ciertos eventos y ciertas cosas. Luego, vamos improvisando sobre la marcha.

A: ¿Se usa el mismo horario que tenéis habitualmente?

E: Sí, solemos hacerlo así. Nosotros abrimos a las franjas horarias que tenemos y dentro de esas franjas horarias  se adecua. Nosotros lo que hacemos es que, de base, ponemos nuestra parilla, las películas y nos configuramos el horario. Y luego ya, dentro de ahí, si alguien quiere reservar la sala y nos llama: pues, oye, mira, necesitaría disponer de la sala tal día. Pues entonces, se consulta en la agenda y si se puede, se cancela la película de la hora y día que sea, para meter la reserva privada de la persona.

A: Yo creo que ya me has hablado de todo, ¿no? De cómo funciona esto y tal, así que, bueno, ¿cuál es tu película favorita?

E: Cada vez que me preguntan eso, no puedo evitar que se me pase por la cabeza El club de la lucha de David Fincher.

Y es verdad porque otra gente diría: “Está diciendo una película que es de los 90”, ¿no? Por lo menos…

A: Del 99

E: Yo nací en el 88 y la cultura de las películas que tengo es eso, noventera, ochentera, sobre todo, no desprestigio para nada el cine anterior

A: Pues claro, hombre. Para gustos…

  1. A mí no me importa decir que no he visto cine clásico, pero también digo que abiertamente que genial, que me recomienden cine clásico, que las veré, claro que sí. O sea, no me cierro a ello.

A: ¿La gente podría venir aquí a recomendarte películas para que tú pongas? Teniendo en cuenta el tema de los derechos.

E: P La verdad que la gente me recomienda, porque le gusta recomendar y porque aquí hay un ambiente muy dicharachero, pero al final, tengo que cotejar si puedo ponerla o no.

A: Pues nada, muchas gracias por tu participación y por ser tan amable.

E: Gracias a ti por este ratito para que suelte la verborrea.

 

Written By
More from Lucio Villalba

El Día Internacional de la Mujer

Fitbit anima a las mujeres a moverse y hacer deporte para celebrar...
Ver publicación